lunes, 22 de enero de 2018

En este latido


 Sólo estás a la espera, como la luz de noche y el tiempo del sueño (tu derrota es no entender que ya ganaste).

 Nunca has estado herida, eres una preciosa esquirla suelta de la estela que dejan las estrellas, cierta sílaba entera, tierna, nueva, en los labios de un niño o un animal pequeño.

  Te yergues esperando tu momento, como si en la ventana, una venda en los ojos, porque entendiste mal el truco de las horas: tu vida es un segundo y lo demás son trampas, cuentos que imaginó un señor antiguo que no sabía vivir y vendió al resto.

 Tu amor es sólo ahora, como los pétalos, las sombras, el mantel de la mesa, las cáscaras de fruta.

 Tu corazón es ya: en este latido. 

Espejo


 Preciosa porque eres fuerte, fuerte aunque no lo sepas. Da un paso y el siguiente sucede natural, como ese hambre de vida que te mata. Estamos mejorando. Te mueves con las horas, ocupas tu lugar y tu lugar importa. Persevera en tu marca, bastas como razón, das forma al mundo. Eres como una niña que no se reconoce en el espejo.  

domingo, 21 de enero de 2018

sábado, 20 de enero de 2018

Ve con ella


 Agradece la luz, el pulso de la luz, esa sutil consciencia. Da las gracias por todo lo que es puro, lo que es sano, sagrado, lo que se extiende y no acaba y se sostiene con su propio aliento y no entrega su mérito ni lo pervierte.

 Da gracias por la fe, cualquiera de ellas: la fe es una y la misma, un impulso de vida, lo que te agarra al suelo como la flor a la tierra que pisas. Agradece la sangre y lo que va con ella. Abre los brazos, mantente ahí, así, como una seña al cielo, una promesa.

 No dejes de bregar, pero no bregues. No te esfuerces.

 Sé canal, cauce, vía.

 Sólo deja que ocurra.

 Permite ser.

 Respira.

 Estás en casa.

viernes, 19 de enero de 2018

Vacío


"Vacío" es sólo otra palabra
para que entiendas de qué está lleno.

Meanwhile


 Ahora estás en todas partes y cada parte es buena, sobre las alas del tiempo, como una marca en hierro, tu nombre con el mío y el mundo alrededor vibrando en tonos nuevos, cómo no supe ver, cómo no supe entonces... Tuve toda la magia entre mis brazos y miraba a otra parte, aterido, como un tonto archipiélago de nubes detenidas, ausentes, me dejé el corazón en tu refugio y alguna vez tendré que volver a buscarlo. Si quieres. Sí quieres.

 Algún día.

miércoles, 17 de enero de 2018

Gracias


 Gracias por tu corazón de luna, por las horas de sol y los borrones. Por el tiempo que gastaste en hacerme mejor y más grande. Gracias por tu belleza, sigues siendo preciosa en mi recuerdo. Por tus ojos de almendra como espacios en verde (chica de ojos marrones), por la luz al final, que llevaré conmigo. Gracias por todo lo que pusiste en palabras y lo que te guardaste. Gracias por ese sueño que llamamos nuestro. Por la suerte de saber que eres posible, la maravilla hasta el final de saber que respiras. Gracias, chica. Te quiero.