martes, 4 de julio de 2017

DELITO SI FALTAS, LA ENTREVISTA -SEGUNDA PARTE-

P: ¿Crees en el amor?

C: En el amor, por supuesto. Pero jamás en esa cosa gris, triste-purulenta que nos cuentan los viejos y las amas de casa...

P: Define “cosa gris y purulenta”.

C: La mentira de verte atado por contrato, la farsa del sentimiento compartido irreemplazable. Mira, esa miseria de firmar papeles...

P: ¿No estás de acuerdo?

C: Antes preferiría comerme un pollito. Vivo. Dentro del huevo. Con cáscara. En el culo de la gallina.

P: Pero has estado enamorado...

C: Te dije que sí. Muchas veces. Pero ya no lo hago como antes. Porque el amor es una facultad, ¿sabes?, como lo elástico del músculo, que se desgasta...

P: Intuyo que te han hecho mucho daño...

C: No, en realidad. Sólo que ahora mi verga decide más por mí.

P: Insensibilidad por elección.

C: Llámalo como quieras. Cena con velas, sí. Pero después follamos.

P: Parece una obsesión...

C: En absoluto. Es que mi tiempo vale demasiado. Si te dedico la tarde, vas a tener que chupármela, al menos.

P: ¿Eso es lo que significa para ti una cita? ¿Que terminen chupándotela?

C: O que empiecen. Mira, las mujeres están para follárselas. ¡Y antes de que me escupas a la cara, déjame matizar!

P: Más te vale, matiza. Y rapidito.

C: Quiero decir que sobre todo están para follárselas. A ver cómo lo explico... Tienen un coño, ¿no? La mayoría. Entonces yo no creo... de verdad, no creo que nada más importe, en el fondo, a cualquier hombre... Luego hay mujeres doctoras, fiscales, ingenieras y estrellas del deporte, por supuesto... pero si eres un tío heterosexual en la flor de la vida... antes o después vas a querer tirártelas a todas, ¿entiendes? Esa cosa está ahí, tú tienes ese coño, yo tengo esta polla que encaja de maravilla... algo como los Legos, ¿sabes?

P: Explícate mejor.

C: En mi caso, cuando hablo con una mujer..., debo de ser un caso perdido, porque siempre estoy pensando en llevármela a la cama. No importa si eres mi mejor amiga, la que me sirve los helados, la que me vende los libros, la que se cruza conmigo en la esquina... ¡mi doctora, joder! Cuando me aprieta la lengua con el depresor, pienso: ¡yo sí que tengo algo duro para ti! ¡Verás cuando te des la vuelta, con esa bata abierta y el estetoscopio...! También me pasa con las enfermeras. ¿No has notado que todas las enfermeras son preciosas? Y con las policías. Y con las azafatas. Cualquier mujer con uniforme. Creo que pasan un test. Joder, tengo que decir... que yo te atiendo cuando hablas, si eres una mujer. Te lo prometo. Pero si además puedo mirarte las tetas...

P: ¿De verdad eres tan básico?

C: Para mí no es ser básico. Mira, yo veo pelis enteras sólo por las actrices. Eso lo hacemos todos, ¿no?

P: Bueno...

C: ¿Y no es verdad que a veces vamos a visitar a una amiga enferma sólo para poder verla en pijama?

P: ...

C: Bueno, retiro lo de enferma.

P: Retira lo de amiga.

C: Cierto. No la llames amiga. Yo no tengo amigas. ¿Amigas es eso que quieres tirarte pero te acostumbras a tratar como a un colega?

P: ¿Me estás diciendo que no tienes una sola amiga en este mundo?

C: Si son amigas, me las he tirado antes.

P: Cambiemos de tema... ¿tienes una canción favorita?

C: Creo que “Brown eyed girl”, de Van Morrison... y “Good Vibrations” de los Beach Boys.

P: ¿Puede decirse que en ti hay un romántico escondido?

C: No creo que esté escondido.

P: ¿Alguien en tu vida a quien recuerdes con nostalgia?

C: Sí.

P: ¿Podemos saber su nombre?

C: No. Mejor que no.

P: De acuerdo. ¿Algún sueño pendiente?

C: Unos cuantos.

P: ¿Son sueños literarios?

C: ¿Qué es un sueño literario?

P: Tal vez editar otro libro... llegar a vivir de esto...

C: Ah, ¡pero eso no es un sueño! Sólo cuestión de tiempo.

P: ¿Cómo ves el panorama literario en la actualidad?

C: Me importa más o menos lo mismo que el pollito de antes.

P: ¿Conoces el trabajo de algún escritor novel?

C: El de Enma Wald, Sylvana Black... No recuerdo otros ahora.

P: ¿Lees lo que se hace en los grupos de Facebook?

C: En general no suelo. No tengo tiempo.

P: Algún secreto confesable...

C: Uhm. Acepté hacer esta entrevista sólo porque eres muy guapa.

P: Gracias. ¿Admiras a alguien?

C: A mucha gente. A mi madre, a mi tío, a las mujeres gordas que visten como les sale del conejo...

P: ¿Y odias a...?

C: No, no. Yo no odio a nadie.

P: ¿Belleza o inteligencia?

C: Belleza. La auténtica belleza es un signo de inteligencia.

P: ¿Y eso de dónde lo sacas?

C: Sólo es algo que suelo decir. A ellas les gusta. A las tontas las hace sentir importantes.

P: ¿Sabes que muchas mujeres piensan de ti que eres un cínico?

C: Ahí estás siendo amable. Lo que piensan es que soy un cretino, miserable, egoísta y gilipollas.

P: No iba a decirlo yo...

C: Ah, yo también lo pienso de ellas. Pero en general procuro que no lo descubran hasta el día siguiente...

(CONTINUARÁ EN UNA TERCERA PARTE CON VUESTRAS PREGUNTAS; PODÉIS DEJARLAS EN LOS COMENTARIOS DE ESTA MISMA ENTRADA O ENVIÁRMELAS A:

delitosifaltas@gmail.com

¡GRACIAS!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario