martes, 11 de julio de 2017

El Hombre

 Chica, mentira que te sueñe por los suelos chupándome la verga o lo que sea. Mentira que no sepa que te quiero. Llevo mi corazón a un latido del tuyo y todo lo que escribo es sólo escándalo de platos rotos para que quieras acercarte y no te marches nunca y me tumbes y me cures las heridas, no me pierdas, y si llueve me tapes hasta arriba y te quedes conmigo y me abraces desnudo y me quieras tal cual, con este tajo gris que deja mancha... Yo es que soy muy gallito, pero sólo gallito, luego me puede una mujer con ganas de tenerlas, una que no se achante ni se esconda ni se mire el ombligo ni me deje dejarla ni me deje. Necesito que finjas que no sabes que lo estoy pidiendo a gritos, que me atrapes por la cola cuando pase y me encierres contigo hasta las tantas, y si empiezo a ladrar me acaricies el lomo y me cambies el agua y me entierres el morro hasta que aprenda a amarte bien, como lo hacen los niños con la teta. Me duele mucho aquí, justo en el centro, mira... fue porque fui a sacármelo de cuajo y me entró el miedo. Así que cuando grito para que te marches, estoy rezando para que te quedes. Si no lo has entendido a estas alturas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario