lunes, 17 de julio de 2017

La del amigo

 Mira, si vas a respetar sólo por respetar, hazte monje de clausura. Yo creo que la felicidad está en cualquier parte, y eso incluye las parejas de tus amigos. No puedes ir por ahí absteniéndote de amar, si entiendes lo que digo. ¿Son cosas, las mujeres? ¿Vienen con garantía? Si te enamoras de la mujer de alguien... lo normal es que se la levantes. Que se la quites, si puedes. Claro que hablo de amor. De amor y no de cualquier cosa. Si sólo te la pone dura, entonces eres un hijo de puta. ¿Ves la diferencia? Algunos hombres piensan que su pareja es algo a lo que pueden mear encima, y esto no funciona de ese modo. No puedes obligarlas... Así que si tu mujer es la mujer de mi vida, ve despidiéndote. Si se deja llevar, me la llevo -y a ellas les gusta dejarse llevar, al menos cuando se trata de mí-. He conocido algunas que estaban poco menos que suplicando un rescate. Soy muy sensible a esa clase de historias. No soporto ver a una mujer viviendo como en una cárcel. Considérame la llave para todos los cerrojos. El perejil para todas las salas. La verga para todas... para todas. Eso. Creo en el Amor, en la pasión que surge inevitable. Soy el mejor de la clase y tu mujer es la nota más alta. Más vale que la guardes bajo llave. Que la pintes del color de la pared y la coloques de pie junto a la lámpara. Llevo mal estar soñándole las tetas: lo que me gustaría de verdad sería comérselas. La última vez, mientras almorzábamos, no paré de imaginarnos juntando nuestras lenguas, y tú estabas allí y no parabas de hablar, en plan amigo de toda la vida, mientras mi mirada iba de la boca de tu novia al quiebro de su torso bajo la camiseta al estirar la mano para servirse la salsa tzatziki. Y luego todas esas bromas. Tú y yo lo sabemos. Las bromas de mierda. Lo que significan. Ella también, no es tonta. Difícil resistirse. Sobre todo cuando sé que ella lo quiere, se ofrece, me desea. Si tengo que elegir entre un coño o un amigo...

 La próxima vez búscate una más fea. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario