lunes, 3 de julio de 2017

Las del barquero (2)

- Tampoco puedes decir, bien alto y claro, que te encanta joder sin amor, follarte todo lo que se menea pero sin firmar contratos carcelarios, porque entonces se enfadan las mamás de clase media aburridas de ser coño-portátil del marido de turno pero demasiado medrosas como para emanciparse y echar los mismos polvos que critican...

- Ni se te ocurra hablar de que te tirarías a tu prima, por ejemplo, o a tu hermana. El amor en familia. Al parecer eso significa anatema, condenación, lluvia de meteoritos. Si te follas a tu prima se te aparece Satán y te arrastra de los huevos al infierno. Y de tu hermana, ni hablamos... Por eso es por lo que Woody Allen es un sinvergüenza.

- Ni mucho menos digas en voz alta que te encanta tocarte los cojones. No hacer nada de nada. Como las margaritas y los guardias muertos. Porque no producir es un pecado. Y vagar es el infierno de los desertores de esta preciosa comunidad que mantenemos tratando de que no huela demasiado a podrido. El holgazán es el polvo debajo de la alfombra... ¿no te lo dijo tu abuelo?

- Nada de hacer algo porque sí o porque no. Aquí hay que dar razones, eso parece. Porque si dejas de amar de repente eres un hijoputa, una golfa, un gran sin-corazón, un miserable. Si renuncias sin aviso a ser quien fuiste. Si abandonas tu vida porque ya no te cabe, porque te queda estrecha, porque ya no es la tuya. 

- No olvides pronunciarte cada una de las veces: sobre lo que sea. Siempre será “sí” o “no”, a favor o en contra. No se te ocurra bajarte del burro, dejarlo todo a medias, sólo cerrar la boca. Dejarlo en tablas. No. Tienes que decidir, posicionarte. Jamás digas “no sé”, ni “no me importa”. No seas abúlic@ de mierda, no seas gans@. 

- Y si alguna mañana te da por sospechar que a fuerza de corrección política estás dejándote meter mazorcas por el culo, sácatelo de la cabeza. Sé un buen ciudadano. No toques demasiado los cojones. No generalices. No juzgues. No escupas hacia arriba. No les falles. 

 Sigue remando, el barquero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario