martes, 4 de julio de 2017

Nena mía

 Hay un selecto Club; es algo más que eso: una vinacoteca del amor, laberinto de formas. Como en un álbum mágico anoto sus nombres: Lara, Aderet, Raquel, Sara, Marta, Cristina... Docenas de ellas para cada nombre, centenares para cada letra. Jamás me canso. Nunca. Todas son la Primera y la Última. Mi vida es una fiesta de invitadas y ausentes. Que otros elijan amar lo que quieran: yo adoro a la Mujer. Para mí es infinita, divina y peligrosa. Aparecí en el mundo fascinado por la Hembra. Se lo doy todo y más. Hasta lo que no tengo. Y aún hay mujeres que se niegan a ser nenas mías...

 ¡Amazonas del orbe! Haced conmigo lo que hacéis a solas (y con mi lengua lo que vuestros dedos...). Quiero a cada mujer de este planeta, la exijo para mí, soy ambicioso, no me agoto ni en sueños, estoy precisa e indiscutiblemente loco. Soy un devoto fiel del Coño y los Fluidos. Un colono en la Tierra del Polvo. Quiero coños en flor, coños ajados, lisos relucientes, como pasas preciosas, como fruta pelada... Para mi Sociedad no hay tara conocida: venid las ciegas, cojas, mudas, mustias, torpes, idiotas, vírgenes perpetuas... ¡Hay verga para todas! Y caramelos Halls para después, paté de cisne y caviar de sirena. No me dejéis así, no escondáis la mirada. Os sigo como haría un perrillo faldero. Venid a verme a casa, estoy muy solo: os espero en pelotas, con velas, vino y cena. No os dejéis engañar por lo que digan, soy algo más que Delito si faltas. Oh, nenas, nenas, nenas, me duele este aguardaros en la sombra. Por cada beso que doy siento que faltan cientos. Cada caricia es un tiro perdido. No me basta con una, y es una cada vez: ahí está mi tragedia.

 Ah, mi preciosísima chiquilla, no me llores así, no te detengas por mi sola aparente frialdad manifiesta, porque esto es una selección, como todo en la vida, y el dolor es el filtro-elixir más potente y preciso. De entre todas las nenas, una sola. Para vivir con ella e invitar al futuro. Si resultas ser tú, te amaré tiernamente. Y no habrá para mí más que un cuerpo, me haré insensible al licor de las otras, las vulgares, mefistofélicas, amatrices provisionales, semi-postizas, quejicosas, incomparablemente menos tú que tú y lo tuyo.

 Pero hasta entonces, mujer, saluda al resto, da un paso al frente...

 Sé una nena mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario